Categorías
Cine

Planeta Bur / Планета Бурь (1961)

Cartel de la película Planeta Bur

Hace unas semanas descubrí esta película soviética de ciencia ficción: Planeta Bur (o Planeta Tormenta).

Lo que más me llamó la atención en un principio fue el póster del largometraje. Con ese estilo sesentero que muestra un robot y dos astronautas nada puede salir mal, así que me dispuse a verla (psst, se puede encontrar facilmente en Youtube con subtítulos en inglés).

La película comienza con una reclama soviética por todo lo alto que dice lo siguiente:

Texto de introducción de la película Planeta Bur
Introducción a la película Planeta Bur

Los datos científicos sobre el planeta Venus son insuficientes y contradictorios. Solo mediante nuestra imaginación es posible observar este mundo inexplorado. Puede que el planeta sea diferente a aquello que mostramos en nuestra película. Pero creemos que en el futuro el pueblo soviético conseguirá la hazaña de verlo por sus propios ojos.

Планета Бурь

Y aunque el mensaje puede ser un poco propagandista, sí que es cierto que algunas sondas soviéticas consiguieron aterrizar y hacernos llegar fotografías del planeta Venus. Eso sí, ni hasta ahora ni en los próximos ¿cientos? de años, dudo que alguien vaya a pisar ese planeta con unas temperaturas y presión tan extremas.

Imágenes de Venus de las sondas Venera-9 y Venera-10
Fotografías de la superficie de Venus tomadas por las sondas Venera-9 y Venera-10 en 1975

Pero dejemos a un lado el tema cientifíco. Al fin y al cabo, a pesar de que la película contó con el consejo de expertos para algunos detalles, estamos hablando de un film de ciencia ficción.

La historia del largometraje se centra en una misión espacial tripulada al planeta Venus compuesta por tres naves: Sirius, Vega y Capella. Nada más empezar, Capella es destruída por un meteorito, dejando a las otras dos tripulaciones al mando de la misión. Ambos equipos deciden continuar con la misión de exploración e investigar el planeta en lugar de esperar a recibir ayuda desde la Tierra. De este modo los astronautas se adentran en el «Planeta de las tormentas», en el que les espera una flora y fauna muy peculiar.

La película tiene en todo momento muy presente un toque filosofo-científico. Los descubrimientos que van realizando los protagonistas los lleva a pensar en la evolución, en la posibilidad de que alguien hubiese habitado ese planeta en el pasado, y en la responsabilidad de transmitir todos los datos de sus hallazgos ante su propia vida si es necesario.

Dos de los personajes de Planeta Bur

Aunque hoy en día los efectos especiales de Planeta Bur nos pueden producir carcajadas, hay que mirarla con retrospectiva y pensar que ver esto hace 58 años debió ser muy divertido. Y es que el tiempo no pasa en balde, y muestra de ello es el cierto machismo que desprende una de las escenas en la cual se menciona que «Un robot puede pensar, una mujer no».

En fin, mejor quedarse con otros aspectos de la película y con la canción compuesta para la misma y cantada por Vladimir Troshin (Владимир Трошин). Si os pica la curiosidad, os recomiendo totalmente que la veáis 😀